Support service
×

Capítulo 4. Tipos de operaciones de divisas

El concepto de transacción de divisas está estrechamente relacionado con las condiciones financieras. Clasificamos el mercado de metales preciosos, el mercado de crédito, el mercado de valores y Forex como los mercados financieros donde los instrumentos financieros son objeto de transacciones de divisas. Este artículo cubrirá solo aquellos instrumentos financieros que se utilizan en el mercado de divisas. Una transacción de divisas es un acuerdo entre dos partes que implica comprar una divisa y vender otra divisa. Tal transacción tiene una fecha y un precio determinados. Las transacciones de divisas se diferencian por la fecha en que el dinero se acredita en la cuenta (la fecha de valor). Por lo tanto, las transacciones de divisas se pueden dividir en dos tipos: transacciones de divisas al contado y transacciones de divisas a plazo.

La gran mayoría de las operaciones en Forex son transacciones al contado. Como regla, la fecha de valor de la transacción al contado es el segundo día laborable después de que se cierra la transacción. Dichas condiciones son muy convenientes para los participantes del mercado, ya que tienen suficiente tiempo para preparar la documentaciòn. El mercado en el que se intercambia la divisa a cotizaciones al contado, se denomina mercado al contado. Es un mercado con pago inmediato.

En particular, este principio de acuerdos mutuos para transacciones al contado es apto para grandes inversores. Para inversores privados (clientes de varias firmas de corretaje), quienes operan en el mercado Forex a través de la Internet, la transacción se hace inmediatamente después de que el inversor haga clic en el botón. Para dichas transacciones, la fecha de valor no es importante, ya que la cuenta del cliente siempre refleja la operación actual en el mercado de divisas.

Las transacciones de divisas a plazo incluyen contratos a plazo, futuros, opciones y swaps. También se denominan derivados. Estos instrumentos financieros se crearon específicamente para empresas, ya que ayudan a reducir los riesgos potenciales de fluctuaciones de precios. Para un inversor privado, que quiere obtener beneficios en el mercado de divisas, estos instrumentos financieros no son tan importantes. No obstante, proporcionaremos una idea de estos instrumentos para comprender el panorama general.

Los contratos a plazo se celebran entre las partes bajo la condición de cambiar una cierta cantidad de moneda a un precio y día acordados (fecha de liquidación). El acuerdo se cerrará independientemente del precio actual (o al contado).

Por ejemplo, un contrato a plazo será útil cuando una empresa rusa planea comprar equipos extranjeros por dólares estadounidenses. Imaginemos que esta empresa no tiene suficiente dinero para cerrar el acuerdo, pero espera que los rublos se transfieran a una cuenta de liquidación dentro de un mes. Además, la empresa predice que la tasa caerá hacia una zona negativa para la empresa, es decir, el USD subirá. En esta situación, tiene sentido celebrar un contrato a plazo con un banco para la compra de una cantidad necesaria de USD a un precio favorable para la empresa y a una fecha de liquidación de un mes. Naturalmente, puede ser difícil encontrar un contratista, ya que los bancos también esperan que el dólar estadounidense se fortalezca.

Por un lado, los contratos a plazo reducen los riesgos pero, por otro lado, pueden generar una pérdida de beneficios. Si el dólar estadounidense cae, la compañía pierde la oportunidad de pagar menos por el equipo.

A diferencia de los contratos a plazo, los futuros tienen fechas de vencimiento estándar y volúmenes de divisas fijos. Gracias a esta función, se pueden vender como valores comunes. Los futuros se negocian en el mercado de futuros. El plazo medio de ejecución de un contrato de futuros es de unos tres meses.

Las opciones son similares a los futuros, pero las operaciones de futuros conllevan menor riesgo. Por lo tanto, si compra futuros, tendrá que cerrar la operación bajo los términos acordados. Si compra opciones, puede negarse a cerrar la operación. Las opciones se negocian en el mercado de opciones.

Un contrato de swap es un acuerdo entre dos partes para intercambiar activos a intervalos determinados. Por ejemplo, una empresa compra a un banco $1,000 por rublos a precio de contado con la obligación de vender al banco $1,000 por rublos en un mes al precio de contado que estará en el mercado Forex en un mes. Los swaps son contratos personalizados. Por lo tanto, no se negocian en bolsas.

Entre todas las transacciones de divisas (instrumentos financieros), las transacciones al contado son las más importantes para un inversor.


Por favor, complete el siguiente formulario:

¿Cómo evaluaría la atención que recibió?

Comentarios:

No es necesario

Su comentario es muy importante para nosotros.
Gracias por tomarse el tiempo de completar nuestra encuesta en línea.

smile""